Capítulo: “Para líderes de alabanza: conoce a tu equipo”

Desde pequeño he escuchado que somos el cuerpo de Cristo, que la Iglesia tanto en su dimensión local como universal, es el cuerpo de Jesucristo. Y, obedeciendo a esta metáfora de Las Escrituras, debemos comportarnos.

Somos muchos miembros y cada uno cumple una o varias funciones en este cuerpo donde Cristo es la cabeza.

Porque, así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo. Porque por un solo espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu. Además, el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos.

1 Corintios 12:12-14 (RVR1960)

Por este motivo pienso que es muy importante que cada líder (de cualquier agrupación u organismo dentro de la comunidad cristiana; ya sea que ostente el liderazgo de un grupo de hombres, de mujeres, escuela dominical e incluso el mismo pastorado) sepa y conozca las aptitudes y capacidades de cada miembro que compone a su equipo. Lo anterior, reconociendo que cada persona es diferente a la otra en su manera de pensar, de actuar y de desenvolverse; debido a que todos fuimos creados por Dios de forma especial y auténtica, con diferentes características tanto físicas como psicológicas.

No solo en nuestra constitución orgánica y emocional somos distintos. Dios nos capacitó y dio diversos dones, como podemos leer en 1 Corintios.

Porque a este es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe por el mismo espíritu; y a otros dones de sanidades por el mismo Espíritu. A otro, el hacer milagros; a otra profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.

1 Corintios 12:8-11 (RVR1960)

En este capítulo revisaremos la importancia de conocer a cada integrante del grupo de alabanza (o banda de músicos cristianos), y entenderemos que, como líderes o directores, debemos esforzarnos en diferenciar las cualidades que Dios ha puesto en cada integrante de este cuerpo.

Lea el capítulo completo aquí Para líderes de alabanza: conoce a tu equipo

Agregar un comentario

Top